Uñas enterradas – Algunos detalles importantes sobre el tema

Los pies constituyen una parte sensible del cuerpo y entre los problemas que pueden llegar a aquejarlos se encuentran las uñas enterradas. Esta es una molestia que, en ocasiones, se vuelve muy dolorosa y hasta afea su aspecto. En ningún caso debe tomarse a la ligera por las graves consecuencias que dicha inacción acarrearía.

La situación es provocada por diversas razones; como malformaciones congénitas de la uña, uso continuo de zapatos de punta fina, procedimientos de pedicura realizados por gente inexperta, el empleo de ciertos medicamentos, la obesidad, etc. Por lo general, la encarnación se produce por los lados del dedo gordo, aunque también puede aparecer por la zona delantera.

Entre los síntomas se observa que el área se enrojece, inflama y duele al contacto o de forma espontánea; cuando el malestar es muy intenso, la persona incluso presenta dificultades para caminar. Muchas veces se presenta una infección causada por bacterias estreptocócicas que además favorece que aparezcan abscesos.

 

Uñas enterradas

 

Es usual que quien sufre de uñas encarnadas, tienda a tratarse a sí mismo; sin embargo, esto no es recomendable. Lo más apropiado es ponerse en manos de un quiropodista de amplia experiencia, que identifique la naturaleza del padecimiento e indique las medidas sanitarias a tomar.

Lo primero es que hay que lograr que el dedo se deshinche y, simultáneamente, combatir la infección; entonces se indican antibióticos y desinflamatorios orales, combinados con ungüentos o cremas antisépticas. Lo segundo es crear las condiciones necesarias para que la situación no se repita; esto se refiere a enseñar a la persona a cortarse las uñas de la manera correcta, adquirir zapatos amplios, perder peso, etc.

En el peor de los casos, si el problema es frecuente o no cede con los tratamientos tradicionales, se hace imprescindible recurrir a métodos quirúrgicos, con lo cual se logra una solución definitiva. En la actualidad, los resultados que se obtienen aparte de ser funcionales conducen a un aspecto visual satisfactorio.