Estrés y el crecimiento personal

Estrés – El asesino o el impulsor de tu crecimiento personal

El crecimiento personal tiene que ver con el estrés, aunque no se crea. Y esto se debe a algunos factores y de cómo reaccionamos antes situaciones, condiciones y vicisitudes en nuestro entorno, haciendo que salgamos fortalecidos de ellas o hundidos.

Existen dos maneras de ver las condiciones estresantes en una determinada situación. Pero antes, debemos tener claro ambos conceptos. La intención es saber afrontar las que requieren un mayor esfuerzo de nuestra parte.

Cómo enfrentar el estrés

Desarrollo personal – El estrés tiene dos caras

El estrés es una combinación de reacción fisiológica y una sensación de presión y/o tensión psicológica. Es un mecanismo de defensa y se experimenta cuando sentimos que nuestros recursos y herramientas no son suficientes para enfrentar un desafío físico o mental, que puede percibirse como amenaza o que aumenta una gran demanda o esfuerzo. Es la manera del organismo de reaccionar ante dicho reto.

El crecimiento personal se conoce también como desarrollo, superación o evolución. Y se entiende como al aumento cognitivo y de destrezas que van acompañados de un proceso de transformación en el comportamiento, actitudes, pensamientos, nuevas ideas y sistemas de creencias, generados como resultado de una mejor comprensión de la vida.

La vida en sí misma produce estrés, incluso el hecho de querer ser mejor persona, también lo genera. Sin embargo, hay dos maneras de transitarlo, uno altamente dañino, perjudicial y otro que te beneficia, aunque igual es excitante y exigente, porque presenta expectativas y posibilidades ante lo que se está viviendo.

Crecimiento personal - el estrés tiene dos caras

Así que, se tendrá uno u otro de acuerdo con la situación del momento y de cómo se afronta y mire. En este sentido, podemos decir que el proceso estresante se sobrelleva de dos formas y las consecuencias son totalmente distintas. Veamos sus puntos diferenciadores:

Estrés – asesino

  • Tradicionalmente se conoce por la acumulación de presión a la que nos sometemos por vicisitudes de angustias o ansiedades. Ejemplo: no tener dinero para pagar deudas, complicaciones laborables, familiares, enfermedades, etc.
  • Aumenta descontroladamente y por lo general produce serios problemas de salud.
  • Al ser excesivo y crónico, produce: depresión, nerviosismo, insomnio, obesidad problemas sexuales, debilitamiento del sistema inmune, hipertensión, enfermedades cardíacas, adicciones, etc.
  • Nos paraliza. Por las razones anteriores no se puede seguir adelante, es imposible programarse o enfrentar ese caos por el extenuante cansancio a consecuencia del miedo que se tiene y por la debilita física y mental.
  • Los estresores cotidianos suelen presentarse de manera amenazante y limitante, exigiendo al individuo un sobreesfuerzo. Posiblemente, se sienta superado por la circunstancia, lo que pone en peligro su bienestar.
  • Cuando las situaciones estresantes son constantes, persistentes, por largos períodos de tiempo e incontrolables, terminan siendo eventos traumáticos. En ocasiones, si no pueden superarse, se presentan frustraciones o decepciones hacia uno mismo, hacia la vida y hacia otros individuos.

Estrés – necesario

  • Es generado por causa de un desafío cuya consecuencia es el avance. Aquel producido por afrontar estresores cotidianos que suponen un reto a cambio de un beneficio mayor.
  • Te alienta a salir de tu zona de confort de manera controlada, es lo que llamamos «manejo del estrés».
  • A pesar del temor que se experimenta, eso mismo impulsa a buscar soluciones y al final del proceso se termina fortalecido de superar el miedo.
  • La tensión es momentánea y se libera una vez alcanzada la meta.

Estar vivo implica enfrentar momentos estresantes, pero hay opciones de cómo asumirlo. Puedes caer en el estrés asesino o verlo como la oportunidad de fortalecer tu autoestima.

Aumentando Mi Autoestima

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *