Comprar un libro y llevarlo a casa para leerlo junto a una confortante taza de té, mientras vemos la lluvia caer por la ventana nunca será una inversión mal acertada, por el contrario, es la mejor forma de enriquecer nuestras emociones, bienestar y conocimientos y, más aún, cuando se trata de novelas románticas cortas muy…