Las novelas románticas cortas: un atractivo para el lector

Escribir novelas románticas cortas puede resultar tan complicado como cualquier redacción extensa, debido a que el contenido debe desarrollarse de forma que mantenga el interés del lector hasta producirse el desenlace. Además, generalmente estas disponen de legajos de por lo menos 150 páginas. Suelen tratarse de amores intensos con la interposición de amantes dispuestos a impedir la relación entre los enamorados.

Quizás, sea una idea errada el pensar que crear una novela corta es muy sencillo, pues el solo hecho de introducir la trama y la dinámica, además de mantener la expectativa, puede que no sea tarea fácil, ya que se debe decir todo en pocas palabras, como si se tratara de un formato más amplio en contenido. Sin embargo, con una buena argumentación y siguiendo un buen esquema, es probable que de igual forma se conquisten muchos corazones.

Es común observar los pocos personajes que intervienen en el drama, todos con sus respectivas características y el porqué de su inclusión en la historia. Así mismo, dispone casi siempre de solo los personajes principales y los secundarios pues, estos van entrelazados de tal manera que cada uno se hace imprescindible.

Aspectos de la novela romántica corta  

En este caso, se podría decir que la planificación es una premisa, teniendo en cuenta que esta debe seguir una estructura, la cual aplica tanto para textos más nutridos en contenidos, como los muy breves. Ahora bien, el inicio, planteamiento del conflicto y desenredo de este, son elementos fundamentales en toda narrativa.

En concordancia con lo antes dicho, también es importante tener bien claro qué es lo que en verdad se desea contar y los sentimientos que se anhela remover con el cuento. De modo que ingeniar la obra, el argumento, conflicto, obstáculos y el final, forman la esencia en una novela exitosa.

 

 

novelas románticas cortas