El misterio de la existencia

Te has preguntado alguna vez por qué la gente cree en Dios. ¿Sabes qué significa creer en Dios?

Creer en Dios significa muchas cosas, más de las que pudiera expresar en unas pocas líneas, por eso más que centrarme en qué significa creer en Dios, centrémonos en por qué la gente cree.

Podríamos decir que creer en Dios puede significar la respuesta a por qué estamos aquí y que nuestra pobre existencia no es sólo el comienzo de lo que realmente pueda llegar a ser nuestra vida.

Pero vamos a ver por qué cree la gente.

¿Por qué cree la gente?

Misterio de la existenciaExisten muchas opiniones al respecto y muchas discusiones a este respecto, pero resumiendo un poco todas ellas, de un modo bastante exagerado es algunos creen porque verdaderamente han creído en la palabra escrita en la Biblia, otros creen por temor al fin de su vida, temor a la muerte y otros creen porque necesitan creer en algo, si no todo su esfuerzo en su vida no serviría de nada, son los débiles de mente.

Son débiles de mente no porque no sean inteligentes, sino porque si no tuvieran algo en que creer se desvanecerían al menor inconveniente.

La historia de la Biblia pocos son aquello que la han leído, la gente la conoce más a través del cine y la gran cantidad de historias que conllevan muchas similitudes.

Es una historia triste pero cargada de un mensaje esperanzador para la raza humana que está a condenada a morir desde el mismo momento en el que nacemos. Además de esa condenación nuestra existencia está cargada de sufrimiento que se lleva mucho mejor pidiéndole a Dios que nos ayude.

Preguntas sin respuestas

Misterio de la existenciaPara los ateos, los no creyentes todo esto no tiene sentido y ellos piensan que todos los creyentes son débiles de mente. Pero los que creen se sienten más fuertes para afrontar problemas rutinarios al sentir, al pensar que existe una fuerza mayor a todas las cosas que les está protegiendo.

Muchas serían las preguntas y muy pocas las respuestas que nos pueden dar, sobre todo la Iglesia, que normalmente responde con más preguntas o alegorías que no entiende nadie.

Creer en Dios, creer en la vida después de la muerte, creer en que esto no puede ser el final, es algo muy personal, la respuesta a estas preguntas las encuentra cada uno en el fondo de su corazón, en el rincón más escondido de su mente, aunque existen aspectos de la religión, aspectos del más allá, para los que la mente debe estar preparada  para afrontar.

Firmemente no podemos equiparar nuestra vida a la de una mosca, no podemos nacer y morir para nada, aunque de momento nadie haya dicho lo contrario.