Toga de abogado: sinónimo de prestigio y tradición

Hay tradiciones que a pesar de la poca aplicabilidad que tenga en la actualidad permanecen para recordarnos el valor de ciertos detalles. Tal es el caso de la toga de abogado, cuya función en el pasado era la de denotar posición de poder y prestigio, pero que hoy en día permanece como un uniforme que es también símbolo de respeto y profesionalidad.#3730 Toga de abogado

Sin embargo, la toga no está hecha para el uso exclusivo de  los abogados, cualquier profesional del Derecho que intervenga en tribunales la debe tener puesta cuando se encuentra dentro de la sala. Procuradores, fiscales, jueces, secretarios judiciales, todos ellos deberán vestir su respectiva toga en audiencias públicas, pero también en reuniones del Tribunal e incluso en actos solemnes judiciales.

Ahora bien, no todas las togas son iguales existen diferencias impuestas por la ley que deben ser recalcadas, según corresponda al tipo de actor del proceso judicial. Por nombrar algunas de las diferencias, tenemos que las togas de los magistrados llevan puñetas, las de los jueces mangas coronadas por puntillas blancas, mientras que las togas de los fiscales se distinguen solo por el escudo y la de los abogados es completamente negra sin adornos.

Más allá de los detalles que las engalanan, estas sirven de gran ayuda a personas que no están acostumbradas a asistir a tribunales. De esta manera, las diferencias en el atuendo las guiarán a reconocer cuál es el papel que desempeña cada profesional del Derecho dentro del recinto.

Es menester, entonces, comprender que la toga es un elemento crucial en los procesos legales y esta debe ser tratada como tal. Una confección pulcra, que cuide cada pequeño detalle, colaborará a darle a aquel que la lleve el respeto y la formalidad que merece.