La Custodia Compartida: mejor opción para bienestar del menor

El matrimonio es una relación un tanto complicada y existen ocasiones que se convierte en un verdadero desastre o simplemente ya no tienen los mismos intereses; entonces la separación es una solución inevitable para el bienestar, no solo de los cónyuges sino de los hijos, sobre todo si son menores. La Custodia Compartida es una de las mejores opciones donde los menores no resultan tan afectados.

La custodia compartida, en términos generales, es aquella donde tanto la madre como el padre, comparten por igual el cuidado de los hijos, no se debe confundir con la patria potestad, que por lo general se otorga  solo a uno de los padres.

Existen dos tipos de custodia compartida, de acuerdo a las nuevas leyes españolas: la custodia alterna y la custodia conjunta.

La custodia alterna, es cuando el juez decide la custodia compartida alterna, y donde establece periodos determinados de tiempo para que los niños compartan con cada uno de los padres por igual. Estos periodos pueden ser semanas, meses, e incluso años.

Los padres asumen los gastos del niño durante su cuidado, y los gastos que genera el periodo escolar, debe ser compartido por ambos. En esos periodos al otro progenitor se le otorga un régimen de visitas.

La custodia conjunta, en el caso de que el juez decida una custodia compartida conjunta, los dos progenitores tienen los mismos derechos sobre el menor, pero en este caso el juez decide si el que va rotar entre los domicilios de los padres es el niño o se establece un domicilio familiar para el menor y en este caso los padres son los que deben ir a este domicilio durante el período que le corresponda.

Es importante que los padres se logren poner de acuerdo de forma cordial para que los hijos sientan lo menos posible la ruptura familiar, y de esta forma buscar el mayor bienestar de los menores.

 

custodia compartida