Reglamento Europeo de Protección de Datos: qué es y cómo cumplir esta nueva normativa

Hoy en día vivimos en un mundo virtual, prácticamente, muchas de nuestras acciones las realizamos a través de una plataforma online, sin embargo, aunque esto sea una excelente herramienta para facilitarnos las cosas, no hay que desestimar que la mayoría de la población le preocupa su privacidad. Afortunadamente, a partir del 2016 la Unión Europea estableció un nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos con el fin de proporcionar mayor tranquilidad a los usuarios.

Esta nueva propuesta propone un cambio significativo con respecto a los usuarios, pues se trata de un modelo que le otorga mucho más control y poder a las personas sobre sus propios datos personales, traduciéndose en nuevas responsabilidades para aquellos que realizan actividades comerciales o de cualquier otra índole mediante la web.  Generalmente, para cumplir con el reglamento es necesario: demostrar transparencia informativa, responsabilidad y consentimiento del uso de información privada.

Ignorar estas premias supone cometer infracciones que están penalizadas con multas de hasta un 4% de los ingresos, e incluso con 20 millones de euros, lo que representa una cantidad bastante elevada. No obstante, para evitarlo simplemente las empresas deberán llevar a cabo una serie de configuraciones para cumplir con el reglamento. El primer paso sería realizar un análisis minucioso, identificando los datos personales existentes, donde están procesados y con quiénes se ha compartido.

En ese sentido, las empresas están en la obligación de adoptar nuevas herramientas y procesos de cumplimiento, con el fin de idear un nuevo mecanismo para relacionarse con sus proveedores, siempre y cuando se garantice la seguridad y la protección de su información personal. Una buena noticia es que hoy en día podemos contar con consultorías, las cuales poseen una amplia experiencia de la mano con profesionales calificados para realizar todos los compromisos requeridos.

Básicamente, realizan una confección de todos los procedimientos para regularizarse a la normativa y, por lo tanto, evitar futuros imprevistos. Algunas de las medidas que estos especialistas ejecutan son la seguridad de telecomunicaciones, gestión de soportes, respaldo, elaboración de registros, tratamiento de los datos, entre otros detalles. Estar al día con la ley no tiene por qué ser un quebradero de cabeza, por el contrario, siempre hay alternativas para facilitar el proceso.

Reglamento Europeo de Protección de Datos