Referencias arquitectónicas actuales en Barcelona

No nos damos cuenta más que apreciando una y otra vez cómo Barcelona es un referente, pero en la actualidad, un estudio de arquitectura en Barcelona tiene grandes retos frente a sí: el primero de ellos mantener ese nivelón que es encontrarnos en una ciudad que destaca por ser puntera, fuente de inspiración y, aunque es un adjetivo del que intenta huir por el tópico que conlleva, “cosmopolita”.

El segundo reto es superar finalmente los hitos arquitectónicos que supusieron la irrupción del modernismo (con Gaudí y Cadafalch a la cabeza) y el empuje de las Olimpiadas (con obras de Bofill, Calatrava, Foster, Gehry entre otras joyas destacables) trayendo de nuevo a la ciudad una corriente que la sitúe en el mapa como ciudad modélica. ¿De qué referencias arquitectónicas actuales pueden servirse los estudios de la Barcelona del S.XXI?

 

estudio de arquitectura en BarcelonaImagen: pixabay

Torre Agbar

El primer referente es ya todo un emblema de la ciudad pese a contar con apenas una década de vida. Este rascacielos de peculiar forma es el tercero en altura de toda la ciudad, lo cual le da ya de por sí una ventaja expositiva frente a sus competidores, pero es su brillante composición de cubierta de láminas de cristal y leds que juegan aún más con su silueta lo que la hace única e icónica.

La Torre Agbar no es únicamente un edificio peculiar, sino el inicio de la revolución que supuso el distrito 22@ en general, y el entorno de la plaza Glòries en particular, cuyas obras aún en ejecución, deberán competir en magnificencia y belleza con tan peculiar y relevante vecino.

Edificio Media-TIC

Seguimos con otro de los ejemplos que nos trajo brillantemente la primera ejecución del proyecto 22@: el edificio Media-TIC.

Si su extraña fisionomía cúbica no nos termina de convencer (algo que resulta improbable), su composición, disposición de la fachada y materiales, perfectamente diseñados para llevar a otro nivel el concepto de edificio inteligente (posee una membrana que regula la temperatura interior entre otras innovaciones sobre eficiencia). Sin duda, todo un referente a la hora de combinar estética con aprovechamiento de los recursos.

Disseny Hub

El vecino más inmediato de la Torre Agbar destaca por contraste (es una construcción imperantemente horizontal) y por supuesto por diseño. El museo dedicado a tal rama no merecía algo que no estuviera acorde a sus principios, y el estudio de MBM Architectes lo consiguió por dialogo entre su vecina torre y por alzar una estructura imponente donde los acabados y su tonalidad gris hacen que no se le robe el protagonismo a las obras expuestas.

Torre Fira

La presión que otorga el hecho de competir con la Torre Agbar en contemporaneidad no impidió a Toyo Ito hacerse con el galardón de “mejor rascacielos del mundo”, merecido gracias a una construcción que destaca en todos los sentidos: altura, su llamativo color rojizo y sus ondulantes formas donde se escapa de lo recto con suma elegancia.

Hotel ME

Y de sinuosidad a la verticalidad más radical: la del Hotel ME. Para superar lo poco llamativo que resultan los bloques plenamente rectos y contrastar con el entorno inminentemente contemporáneo que está suponiendo la reconversión de barrio industrial a hervidero de empresas tecnológicas del Poblenou, el arquitecto Dominique Perrault combinó un gran cubo con un paralepípedo rectangular con una de sus caras en suspensión: todo un hito de la construcción a la par que un vistoso resultado estético de algo conceptualmente plano y en apariencia, sin atractivo.